Los Blancos y las bandas de música

Tercio Sur de Infantería.

JOSÉ GONZÁLEZ LÓPEZ

Hoy en día es imposible concebir nuestras procesiones sin el acompañamiento musical a nuestros tronos. Salvedad hecha de La Procesión del Silencio, donde los únicos sonidos permitidos son el rezo del Rosario, el canto del “Vexilla Regis prodeunt” y la interpretación de alguna saeta desde el suelo, las procesiones de Jueves y Viernes Santo y Domingo de Resurrección tienen en la música uno de sus ingredientes fundamentales.

El origen de esta vinculación entre el hecho religioso y la música es tan antiguo como nuestras propias procesiones. Aún teniendo constancia indirecta a través de libros de actas más antiguos de los gastos consignados para este fin, es en unas actas del siglo XIX donde encontramos una descripción detallada de una de nuestras procesiones en la que no sólo se da cuenta sobre la escolta militar a Las Imágenes, sino incluso se prescribe el número y clase de instrumentos, y las piezas a interpretar.

Ya en el siglo XX tenemos constancia escrita y tradición oral sobre como, ya aparecida la otra Hermandad de Penitencia de nuestro pueblo, se procedía entre ambas a la contratación conjunta de bandas de “pinchetes” que acompañaran todas las procesiones. Es a mediados del siglo pasado, tras unos años en los que la hermandades centraron sus esfuerzos en la recuperación patrimonial tanto de imágenes como de enseres destruidos por anarquistas y anticlericales en los primeros momentos de la Guerra Civil, cuando se rompe esta costumbre y ya nuestra Hermandad inicia la incorporación a nuestros cortejos de bandas militares como Infantería de Marina, que añaden a sus cornetas y tambores escuadra de gastadores y sección de honores, dando una mayor solemnidad a las Estaciones de Penitencia y comenzando a desarrollar el carácter peculiar de la Semana Santa de Setenil en cuanto a su relación con la música.

Los Regulares en Setenil. Rodogo. 2016
Los Regulares en Setenil. Rodogo. 2016

Tras una década de los sesenta algo más tranquila, es en los años setenta cuando estalla la, no sé si bien o mal llamada, “Guerra de las Bandas”. Junto a las bandas de cornetas y tambores militares hacen su presencia en Setenil agrupaciones musicales de todo tipo, algunas de ellas difícilmente encajables en la normalidad cofrade. Son años donde se prima el número de bandas y su espectacularidad sobre la idoneidad o calidad de las mismas. Probablemente lo mejor que nos haya quedado de esos años, es la importancia que en Setenil se le da al pasacalles. La irrupción previa a cada procesión de los diferentes grupos hasta la Plaza es tan esperada por muchos como la propia procesión.

Es en los años ochenta cuando se producen dos hechos que van a marcar un antes y un después en esta relación entre la forma de entender los cortejos y el acompañamiento musical apropiado. Por un lado, la declaración como “Hermano Mayor Honorario” del Cuerpo de Intendencia del Ejército de Tierra. Y por otro la aparición de la Nueva Imagen de la Virgen de los Dolores.

Amén de la importancia institucional y el verdadero hermanamiento entre Intendentes y Blancos que se ha ido incrementando exponencialmente hasta nuestros días, nos abre la puerta a la participación de unidades militares no sólo realmente numerosas y brillantes, sino también con una lógica formación marcial. Las bandas militares se empiezan a presentar con Escuadras de Gastadores, Sección de Guiones, Unidad de Cornetas y Tambores o Agrupaciones Musicales, en muchos casos Bandas de Música y Compañía de Honores. Son largas noches de cuaresma con Junta de Gobierno en torno a teléfonos fijos y de viajes inacabables. Son años de “Regimiento Pavía de San Roque”, “División Acorazada Brunete”, “Banda de Pífano”, “Caballería de Aranjuez” (los magníficos “esparraguitos” con su uniforme de Húsares), “Legión”, “Regulares”, “Brigada Paracaidista”, “Colegio de Guardias Jóvenes de Valdemoro«, …y un largo etcétera de unidades militares que han dado el máximo esplendor sobre todo a Nuestros Tronos de Cristo.

Como decía, el otro hecho que marca un hito en estos años es la realización de la Nueva Imagen de la Virgen de los Dolores por D. Luís Álvarez Duarte, unida a la confección tanto del techo de palio como de su frontal, trasera y laterales por D. Francisco Carrera Iglesias “Paquili”. Todo ello, nos pone frente a un Palio tan bello como sevillano, que pedía a gritos un acompañamiento adecuado. Empiezan a acompañarla Bandas de Música civiles con repertorios puramente cofrades, y se convierte en imán para todos aquellos costaleros que disfrutan paseando por las calles de Setenil a su Madre entre marchas de palio. Son bandas de uniformes menos vistosos, sin una rígida formación, pero con una calidad musical indudable. Esta cuadrilla, acompañada por diferentes agrupaciones, ha sido maestra y pionera en como poner un palio en nuestras calles.

Y llegamos al siglo XXI, cuando la desaparición del servicio militar obligatorio, la profesionalización del Ejército, la eliminación de las bandas que existían en casi todos los cuarteles y la implantación de leyes que restringen cada vez más la participación del Ejército en actos religiosos, nos obligaron a escoger entre las que ya habían participado a aquellas que preferíamos se convirtieran en tradición fija para nuestras procesiones. Y así, se nombra Hermano Mayor del Señor Amarrado a la Columna al Tercio Sur de Infantería de Marina, y a su vez, Hermano Mayor del Santo Entierro del Cristo de la Vera+Cruz al Grupo de Regulares nº 54 de Ceuta. El comportamiento de ambas unidades para con nosotros ha sido siempre ejemplar. Por su disponibilidad de personal el Tercio Sur envía un número más reducido de componentes, a veces circunscrita a Infantes de Honores, lo que nos lleva a disponer de Agrupaciones musicales civiles, que en su calidad musical son un más que digno acompañamiento para “El Amarrao”. Mientras los Regulares de Ceuta acuden siempre con una formación impresionante, que junto a su elegancia y disposición se convierten en la mejor y más medida representación militar de las que a Setenil acuden.

Regimiento de Artillería de Costa nº 4 con sede en el Acuartelamiento Camposoto

.

Para terminar con el tema de las representaciones militares hemos de decir que no somos ilusos, pero, inasequibles al desaliento, nunca hemos dejado de intentar aumentar esta representación militar, y si en cualquier ocasión las circunstancias permitieran aumentarla de algún modo ahí estaremos. Nuestra idiosincrasia forjada durante casi cinco siglos nos obliga a cuidar este aspecto que es parte de nuestro patrimonio inmaterial y marca nuestros genes blancos.

Añadir que hoy, la continua participación de bandas de música en el Palio, junto a la aparición de programas con las marchas a interpretar en cada punto del recorrido, han conseguido de una parte crear una cultura musical en el costalero y el espectador, así como la expectación en torno al discurrir del Trono por esquinas, curvas y albarrás determinadas.

No quiero acabar esta humilde reseña sobre el papel de la música en nuestros desfiles procesionales, sin hacer referencia a la aparición este mismo año de un CD donde hemos querido recoger los sonidos de una Semana Santa. Titulado: “Amarrao a tu Vera+Cruz” pretende ser la grabación desde un balcón cualquiera del paso de Bandas y Procesiones. Subtitulado “Así suena la Semana Santa en Setenil” hemos ordenado las marchas desde el pasacalles de la primera un Jueves Santo hasta el regocijo en la Plaza del Domingo de Resurrección. Entre ellas una pequeña introducción locutada para cada día, así como la declamación de una poesía dedicada a la “Procesión del Silencio”. Me gustaría por último advertir que tanto en las locuciones, que se han grabado intentando captar el eco de nuestras cuevas y tajos, como en la mayoría de las marchas, hemos sacrificado un puntito de calidad con tal de mostrar el sonido de la calle, huyendo de la perfección sonora del estudio, pero ganando, a nuestro juicio, en la memoria de lo vivido.

Repertorio de Jueves Santo

SEÑOR AMARRADO A LA COLUMNA

1.-SALIDA: HIMNO NAC.-REO DE MUERTE

2.-PRIMER ARCO:   NAZARET

3.-SEGUNDO ARCO:   ORACIÓN

4.-AYUNTAMIENTO:   CINCO LLAGAS

5.-SUBIDA CALLE CADIZ:   PRESENTADO A SEVILLA

6.-CURVA CORRAL:   SALUD MONTESIÓN

7.-ENTRADA CALLE ALTA:   ¡OH PECADOR!

8.-PUERTA JOSÉ SINDICATO:   ¡Y CONTIGO HASTA EL CIELO!

9.-P. ANITA LA GALLITA:   ALMA DE DIOS

10.-ENTRADA CANTARERÍA:   LIBRE DESIGNACIÓN

11.-CANTARERÍA 2:   TAMBORES

12.-CANTARERÍA 3:   SEÑOR DE SAN ROMÁN

13.-PUENTE:   CONSUELO GITANO

14.-P. DOMINGO:   VIRGEN DE LAS ANGUSTIAS

15.-P.MARI LOLI:   DE NAZARET A SEVILLA

16.-EMPIEZA CUESTA:   LA PASIÓN

17.-P.REYES:   PERDONA A TU PUEBLO

18.-JUBILADOS:   LA SAETA

19.-PLAZA:   COSTALEROS

20.-P.SEBASTIAN HARINA:   A LOS PIES DE SOR ANGELA

21.-AYUNTAMIENTO:   DE VUELTA AL PORVENIR

22.-ARCO:   VIRGEN DE LA ESTRELLA

23.-VILLA:   RESUCITO- ¡OH BENDITA ESTRELLA!

24.-ENTRADA:   HIMNO NACIONAL.

*Himno y marcha engarzadas

Repertorio de Viernes Santo

1.-SALIDA: HIMNO NAC.-MACARENA (A. MORENO)* (4:06)

2.-PRIMER ARCO:   AMANECER CON TRIANA (4:21)

3.-SEGUNDO ARCO:   PROCESIÓN DE S. SANTA EN SEVIL(3:16)

4.-AYUNTAMIENTO:   CALLEJUELA DE LA O  (4:02)

5.-SUBIDA CALLE CADIZ:   ROCÍO  (5:21)

6.-CURVA CORRAL:   PASA LA VIRGEN MACARENA (4:29)

7.-ENTRADA CALLE ALTA:   EN EL CIELO DE TUS OJOS (4:30)

8.-PUERTA JOSÉ SINDICATO:   NAZARENO Y GITANO (4:09)

9.-P. ANITA LA GALLITA:   LIBRE DESIGNACIÓN

10.-ENTRADA CANTARERÍA:   LIBRE DESIGNACIÓN

11.-CANTARERÍA 2:   TAMBORES

12.-CANTARERÍA 3:   LA SAETA (4:20)

13.-PUENTE:   AIRES DE TRIANA (3:59)

14.-P. DOMINGO:   TRIANA DE ESPERANZA  (5:16)

15.-P.MARI LOLI:   MI AMARGURA

16.-EMPIEZA CUESTA:   HOSSANA IN EXCELSIS  (4:34)

17.-P.REYES:   ESTRELLA SUBLIME  (3:46)

18.-JUBILADOS:   CARIDAD DEL GUADALQUIVIR  (5:02)

19.-PLAZA:   A TI… MANUÉ   (5:27)

20.-P.SEBASTIAN HARINA:   LA MACARENA (P. LOLA)(4:36)

21.-AYUNTAMIENTO:   ROSARIO DE MONTESIÓN (3:52)

22.-ARCO:   ENCARNACIÓN CORONADA (4:20)

23.-VILLA:   CORONACIÓN DE LA MACARENA  (2:56)

24.-ENTRADA:   HIMNO NACIONAL.

*Himno y marcha engarzadas

Así es la nueva Casa Hermandad, «un proyecto de todos y para todos»

En este video cedido generosamente por TeleAlcalá puedes conocer todos los detalles de cómo se hizo este proyecto colectivo y escuchar a todos los artífices de su ejecución. Un paseo de un abuelo blanco que le cuenta a su nieta el significado histórico de la Casa Hermandad. No te lo pierdas.

SEBASTIÁN LUQUE
Hermano Mayor de Los Blancos

Son muchos los años que en el seno de nuestra Hermandad se venía  fraguando y trabajando la idea de poder contar con una Casa de Hermandad, acorde y digna a la dimensión institucional e histórica que representan “Los Blancos” en Setenil. En los últimos tiempos, hemos redoblado nuestros esfuerzos para que “la Casa de todos los Blancos” fuese una realidad, debiendo de cumplir con las directrices que el Equipo Técnico nos había propuesto, respetando y teniendo en cuenta los parámetros que desde un primer momento nos habíamos propuesto.

Desde el primer momento, la Junta de Gobierno sabía que el proyecto iba a ser además de largo en el tiempo, costoso en su ejecución. Estábamos convencidos de que su realización no iba a ser posible sin contar con la ayuda y el esfuerzo de cada uno de los hermanos y hermanas que componen esta Santa Hermandad. Existía un convencimiento de que la Hermandad y el pueblo de Setenil iba a responder (como siempre lo ha hecho) a la demanda de ayuda de su Junta de Gobierno, para poder contribuir a este importante proyecto. 

En los últimos dos años y a pesar de los graves inconvenientes provocados por la pandemia, han sido múltiples las actividades, actos y eventos que desde la Hermandad se han organizado para poder recaudar fondos y poder ejecutar con el mayor esplendor y grandeza nuestro proyecto.

Ha sido “un proyecto de todos y para todos”. Y cuando me refiero a todos es sin excepción hermanos “Blancos” y setenileños en general que con su esfuerzo y aportación han hecho posible esta realidad, sintiéndose todos ellos parte importante  y necesaria del proyecto.

Como ejemplo de ese gran número de actividades emprendidas, pusimos en marcha una iniciativa para cubrir los gastos de toda la solería y escaleras del edificio, con una plantilla sobre la que cada hermano elegía los metros, peldaños o lozas que quería regalar para la Hermandad. La iniciativa ha sido todo un éxito.

Desde este artículo quiero agradecer en nombre de toda nuestra Junta de Gobierno y del Equipo Técnico que ha hecho posible la realización de este proyecto, el inmenso esfuerzo realizado por todos los donantes y colaboradores, no sólo del suelo, si no de esa gran cantidad de donaciones anónimas que han servido para sufragar materiales, instalaciones, servicios y equipamiento en general de todo el edificio.

No me gustaría finalizar, sin antes agradecer a ese equipo de hermanas que se ha encargado de ir por las calles, visitando y solicitando la necesaria ayuda y solidaridad de todos para este proyecto, dando una gran oportunidad de ser partícipes del gran proyecto de “Casa de Hermandad”.

Bendición de la Casa Hermandad el 25 de marzo de 2022, un fecha histórica para la Hermandad.

PEDRO ANDRADES

Camino de los cinco siglos de historia, Los Blancos no dejan de renovarse. La Semana Santa de 2022 será muy especial tras la dura pandemia que hemos sufrido. El Jueves Santo volverá a abrirse la puerta de la Iglesia de la Villa y disfrutaremos del esplendor de nuestras procesiones. Pero también habrá otras novedades importantes, porque se estrena la nueva Casa Hermandad de Los Blancos. En el número 1551 (sí, como suena) de la Plaza de la Villa, en la casa que fue antigua fábrica textil y biblioteca, nace algo más que un edificio para guardar y montar los tronos, algo más que un lugar de encuentro (que no es poco) para los hermanos blancos. Nace un espacio para conocer y admirar el patrimonio histórico, artístico y cultural de una Hermandad fundada en 1.551, que, sin duda, enriquece el patrimonio de Setenil y marca un hito en la historia de la Hermandad.

Pincha en el vídeo para ver la descripción de la Casa Hermandad realizada por el arquitecto redactor, José Antonio García Molina. Imagina Setenil ha editado un vídeo de 3 minutos y medio a partir de la grabación de la presentación oficial que hizo Tele Alcalá, a la que damos las gracias por su inagotable colaboración.

En julio de 2020 se presentaba el proyecto a cargo del arquitecto redactor, José Antonio García Molina, quien subrayaba el «valor añadido» de la apuesta por el patrimonio abanderado por la Hermandad de la Vera+Cruz. García Molina, que por desgracia falleció al poco tiempo de este acto, aplaudía la idoneidad de la ubicación en la antigua fortaleza medieval de Setenil, dado el peso histórico de la Hermandad. Los principales rasgos arquitectónicos de este edificio de tres plantas son, según destacó, la «simpleza» de la fachada marcada por una puerta ajustada al tamaño de los tronos y con referencias artísticas de esa época fundacional; la galería superior que permitirá disfrutar de los tronos a su altura; la apertura de balcones a Los Cortinales para integrar el paisaje («Setenil es un pueblo en 3D, vayas por donde vayas siempre hay vistas«); la adecuación de la zona de servicios propios de la Hermandad y las zonas de exposición, y una cierta elevación de la fachada para minimizar el impacto del edificio contiguo, que «es demoledor en esta plaza». En el siguiente , de tres minutos y medio, puedes escuchar los mejores momentos de la presentación, y la sincera satisfacción de García Molina por dejar ese legado a «una Hermandad de tanta solera».

Tras su fallecimiento, la Hermandad formó un equipo con Enrique Troya y los dos hijos de García Molina, José Antonio y Javier, y se hizo el encargo de la portada de piedra y la cornisa a Francisco Valcárcel Pozo, un prestigioso cantero rondeño que también asumió el escudo corporativo. La puerta principal se realizará según el deseo original de García Molina en los talleres de Juan Amador García Casas de La Rambla (Córdoba). En la fachada también se colocará un retablo cerámico, realizado por Jacoba Soriano de Benacazón (Sevilla), que resalta la relación de la Vera+Cruz con el Cuerpo de Intendencia del Ejército de Tierra. En resumidas cuentas, máximo cuidado en los detalles para enriquecer el patrimonio local.

Así se hizo la vidriera

VÍCTOR MANUEL POLO CASTILLO

Las vidrieras son creaciones artísticas compuestas por trozos de vidrios planos de distintos colores, incoloros y texturas. Este producto es una obra artesanal, de diseño exclusivo, firmada por el artesano y manufacturada a través de técnicas tradicionales, utilizando nuevas y mejores materias primas, cuyo obje- tivo es llenar de luz, color e ilusión su entorno. 

El diseño consistió en la ela- boración de un modelo geométrico circular, en cuyo motivo central y principal, se dibuja el contorno de la “Santa Cruz” (con un vidrio veteado de marrones, simulando madera) sobre el Monte Calvario (de colores áridos y verde pálido) destacando sobre un fondo de cielo de diferentes tonos de azules y alguna nube. 

Todo este conjunto lo cir- cunda una estrecha cenefa de color verde claro, color representativo de esta cofradía de la “Vera Cruz”, para continuar y terminar hasta los bor- des con una más ancha, compuesta por 8 lóbulos pareados en amarillo y ámbar con incrustaciones de medios tacos en azul cobalto, todo contor- neado con otra franja de color rojo intenso y terminando hasta los bordes de la obra, con un verde más oscuro. 

En cuanto a los aspectos técnicos constructivos de las vidrieras emplomadas clásicas, como es este caso, decir que ésta consiste principalmente en el corte de los vidrios seleccionados, con una rulína o corta vidrios, siguiendo el patrón de dibujo realizado y posteriormente engarzándolos con ayuda de unas tiras de plomo con sección en doble U, que reciben los bordes de las piezas vítreas, desarrollando su construcción a modo de puzzle. Posteriormente se realizan las soldaduras, enmasillado y limpieza, finalizando con la aplicación de un aceite pro- tector especial a los plomos, para así asignar una mayor calidad y longevidad a la obra. 

Finalmente agradeceros encarecidamente la oportu- nidad de participación en esta publicación vuestra y por supuesto por la confianza depositada en mí taller, para la realización de esta vidriera, que ya forma parte de esta maravillosa “Casa Hermandad de la Santa Vera + Cruz”, cuya próxima inauguración, seguro que sumará aún más si cabe, al embellecimiento del rico Patrimonio Histórico y Cultural de la Semana Grande de Pasión de Nuestro Señor, haciendo sus estaciones de penitencia por el embaucador callejero de esta bellísima localidad serrana de Setenil de las Bodegas. 

El artesano:
Victor Manuel Polo Castillo 

Nacido en la localidad cordobesa de Bujalance en 1970, realiza sus estudios de delineación y decora- ción en la renombrada escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos “Mateo Inurria” de Córdoba, entre l989 y 1992, obteniendo el Título de Graduado Superior en Artes Plásticas. Tras cursar los estudios de Ingeniería Técnica en Topografía en la Universidad de Jaén, vuelve a dedicarse a su pasión artesanal, participando en un curso de vidrie- ría artística en Cádiz. Tras superar el curso se dedica a colaborar en la formación de nuevos alumnos del mismo centro artístico. 

En el año 2005 inicia su producción propia de vidriera artística y objetos decorativos, en la zona de la Bahía gaditana (www. vidrieraspolo.com) , que le lleva a distribuir su arte tanto en iglesias y edificios públicos, como en domicilios en Andalucía y en el resto de España. 

Como ejemplos destacan sus obras en el Santuario de la “Virgen de las Montañas” de Villamartín (Cádiz) o la restauración y creación de las vidrieras de la fachada principal del Teatro Florida de Algeciras (Cádiz). 

La ermita de San Sebastián

Los Reyes Católicos, Isabel y Fernando, decidieron recuperar Setenil, plaza fronteriza entre los reinos cristiano y moro, como paso previo de la reconquista del reino nazarí de Granada.
Sabían las dificultades que iban a tener, otros reyes castellanos anteriores habían fracasado en el intento, y por ello dispusieron un ejército numeroso y fuerte, dotado con las más modernas y potentes armas de la época.

Asentaron su real bien cerca de la villa, en un lugar alto desde donde sus gruesas lombardas dominaban las defensas de la fortaleza mora. Detrás, en la retaguardia,  se instalaron las seis tiendas que “se decían el hospital de la Reyna para los dolientes é fétidos”, llamadas así porque eran pagadas por la reina Isabel de su propio bolsillo.

En pocos días el alcaide moro, amedrentado por los daños que ocasionaban los cañonazos, rindió la población.

El Rey Fernando dejó por capitán mayor a Don Francisco Enríquez  con hombres a caballo y a pie suficientes para guardar Setenil cristiano.

Estos primeros cristianos cumpliendo el mandato de los Reyes Católicos, recogido en las reales Ordenanzas –e la Ermita de San Sebastián Mártir que nos hemos de mandar hacer, ocho caballerías de tierra…-  edificaron una capilla o ermita en el lugar que estuvieron las tiendas portátiles del hospital de la reina, una de las cuales, probablemente, estaría habilitada como lugar de culto y de acogimiento al Santísimo. 

Setenil fue reconquistado el martes 21 de septiembre de 1484, y aparroquiado entonces mismo y la ermita de San Sebastián es la primera sede de la parroquia hasta la construcción de la Iglesia Mayor.

San Sebastian, patrón de Setenil. Foto: MARÍA GJ
San Sebastian, patrón de Setenil. Foto: MARÍA GJ

Sebastián -nacido en el siglo III- era un joven soldado romano, estimado por el emperador,  que no obstante  ordena que sufra el martirio dos veces, -primero asaetado y después apaleado- por no aceptar las costumbres paganas de los romanos, negarse a adorar a los ídolos y llevar el consuelo de la palabra de Cristo a los cristianos cautivos que esperaban el martirio. Los cristianos para la poderosa Roma eran ateos, enemigos peligrosos  del estado, a los que había que perseguir y eliminar por su fe.

El santo  Sebastián, defensor de la Iglesia, goza de una gran devoción en el mundo cristiano, siendo innumerables los lugares que lo tienen como patrón -Huelva, Palma de Mallorca, San Sebastián, Setenil…-
En estos días se está restaurando su Capilla, la situada junto la Piedad de Miguel Ángel en la Basílica de San Pedro, porque en ella reposarán los restos del Papa Juan Pablo II  una vez beatificado.

Nuestra vieja Ermita, consagrada a San Sebastián Mártir, es de pequeña proporciones, de estilo gótico tardío, de líneas sencillas y austeras, de una sola planta rectangular a la que se accede por una entrada por la fachada norte. Su presbiterio esta cubierto por una bóveda de nervios simples.  En el altar mayor hay tres nichos para las imágenes.

En la cubierta una espadaña-campanario muy pequeña rematada con una cruz y albergando una campana,  sujeta al yugo, sin badajo. A izquierda del altar mayor hay una  capillita anexa a la ermita, edificada en enero de 1796, para situar en ella la imagen del Crucificado de la Vera Cruz.

Desde esa lejana fecha, septiembre de 1484, hasta hoy, la Ermita en la madrugada del viernes santo es punto de partida de la más  hermosa manifestación pública de fe de Setenil, la procesión del Silencio. En un principio eran clérigos los que llevaban a mano un crucifijo pequeño en procesión, más tarde tomaron el relevo cristianos viejos y bien probados que ya portaban el Crucificado a hombros desde la Ermita hasta la Iglesia Mayor.

En los desgraciados días de la guerra civil del año 1936 sufrió daños en su modesta estructura, no  así las imágenes que se veneraban en su interior, el Crucificadoel Señor Resucitado,  Ntra Sra de la Salud y San Sebastián, tallas que fueron puestas salvo por personas piadosas.

La ermita de San Sebastián Mártir es la primera edificación cristiana de Setenil, donde se acunó el cristianismo  y donde se sintetizan las raíces históricas, religiosas y culturales de nuestro pueblo.

En la actualidad las inclemencias del tiempo, favorecidas por  la naturaleza de los materiales con que fue construida, han hecho mella en los muros y en la cúpula. Se han perdido la sacristía  y la vivienda.  La cubierta y el interior del templo necesitan una profunda rehabilitación.

La Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación

SEBASTIÁN BERMÚDEZ HORMIGO

Pongámonos en situación y esbocemos los primeros momentos de la construcción de la Iglesia Mayor en la villa.

Como es conocido, la iglesia de Ntra. Sra. de la Encarnación, posiblemente, no debió ser comenzada antes del final del siglo XV o principios del XVI, según podemos deducir de la fecha de conquista de Setenil: el 21 de Septiembre de 1484. Por cuanto se refiere al periodo o estilo al que esta seo pertenece, podemos encasillarla en el llamado tardo-gótico o gótico isabelino. En esta época ya se dominan todas las particularidades del estilo gótico y los artistas se recrean en la decoración, introduciendo incipientes elementos del nuevo estilo que viene: el clasicismo renacentista.

Teniendo en cuenta la fecha de conquista y que se tardaría cierto margen de años en encontrar la coyuntura económico-financiera adecuada para emprender el levantamiento de semejante edificio religioso, cabe suponer que la fecha aproximada de inicio de la empresa debió rondar la fecha anteriormente propuesta (últimos años del siglo XV y la primera década del siglo XVI). De esta centuria -el largo siglo XVI- no se tienen noticias sobre quienes fueron los artífices reales de la obra de construcción y de sus diseños.

Comenzada a levantar bajo el patronazgo de los Reyes Católicos y bajo la encomienda y supervisión del arzobispado de Sevilla; podemos decir que en los primeros momentos constructivos de la fábrica de la iglesia, prima el interés por contar con espacio consagrado, elevándose de forma más o menos rápida la nave de obra mudéjar que ha permanecido hasta nuestros días. De esta primera época (comienzos del siglo XVI) no tenemos noticias de maestros o artistas significativos, y no es de extrañar, porque la manufactura no es de la calidad debida a un gran maestro de la época lo que explica que la autoría permanezca en el anonimato, entre otras muchas razones que no viene al cosa comentar.

La obra de nuestra iglesia, parece ser que fue impulsada por Fray Diego de Deza, quién fuese preceptor del infante Don Juan -hijo de los Reyes Católicos-, Inquisidor Mayor del Reino y Arzobispo de Sevilla entre 1504 y 1523. Podemos constatar que su principal comitente fue el arzobispado sevillano, como podemos observar en los 2 escudos eclesiásticos que decoran los tramos oblicuos del presbiterio, con el capelo rojo y las 4 borlas colgantes sobre los escudos.

A pesar de los esfuerzos financieros de la curia eclesiástica sevillana, la obra de esta iglesia sufrió numerosos contratiempos e impidió la intervención de maestros de primer rango que estaban ocupados en otros edificios más importantes para la diócesis. No será hasta comenzado el siglo XVII cuando podamos identificar a un maestro de obras. Tal y como en su día  demostró la profesora Mª. Dolores Aguilar, parece que en 1614, el maestro Pedro Díaz de Palacios interviene en diversas obras de la Iglesia de Ntra. Sra. de la Encarnación. Hasta hace poco se ha venido creyendo que este arquitecto, tuvo cierta formación clasicista, fue maestro mayor de las obras de la Catedral de Sevilla y en 1590 es nombrado responsable de las obras de la Catedral de Málaga y los edificios pertenecientes  a esta diócesis. Pero esto no es del todo cierto.

¿Quién fue Pedro Díaz de Palacios? Al respecto, cabe indicar que recientes trabajos de investigación sobre este arquitecto han cambiado sustancialmente lo que hasta hace poco se había escrito. Durante la década de los ochenta y noventa del siglo pasado, se creía que Pedro Díaz de Palacios, era un único individuo que trabajó en las obras de la catedral de Sevilla en torno a 1570 y que, posteriormente, en 1599 será nombrado aparejador de las obras de cantería de los edificios dependientes del cabildo catedralicio de Málaga.

Las investigaciones realizadas por Eduardo Carrero y Vera González, han demostrado que los “Díaz de Palacios” constituyeron una saga de artistas de renombre durante los siglos XVI y XVII. Éstos eran una de las cuadrillas de canteros de mayor renombre en  la zona oriental de Cantabria, de donde son oriundos. De Cantabria, la familia partió a diversos lugares como Sevilla, Málaga, Burgos o Valladolid, donde se ha podido constatar su presencia. Durante los noventa años que van desde 1569 a 1659, están documentados, al menos, tres maestros diferentes con el mismo nombre.

El primer Pedro Díaz de Palacios ya en 1569 A la muerte de Hernán Ruiz II, es elegido como maestro mayor de la catedral de Sevilla, interviniendo en la obra decorativa de su Capilla Real, aunque -al parecer- de modo no conforme a los deseos del Cabildo, que en 1574 lo sustituye por Juan de Maeda, por entonces maestro mayor de la catedral de Granada. Su ámbito de trabajo se centró en Andalucía, dedicándose fundamentalmente a la traza de retablos.

No obstante continúa al frente de las obras del arzobispado, interviniendo en algunas de las iglesias que entonces se levantaban o reformaba, tales como el campanario de la iglesia de Constantina, o las Capillas sacramentales de la Iglesia de Santa María de Carmona o de la iglesia parroquial de El Pedroso. También trabajó como retablista, donde alcanzó notables éxitos, trazando el Retablo de la Iglesia de Aznalcóllar (1584), el grandioso retablo de la Iglesia de Santiago de Écija, de 1587, y el de la Iglesia de Sanlúcar la Mayor. Fallece entre 1598 y 1601 en San Miguel de Aras (Cantabria)  a donde regresó para realizar las obras de una sacristía.

El Segundo Pedro Díaz de Palacios, trabajó en la diócesis malagueña como maestro mayor del cabildo catedralicio, realizando las obras del coro de la Catedral de Málaga, obras de reparación y nueva construcción de parroquias locales dependientes de Málaga. Sus actuaciones fueron diversas, desde obras de reparación en templos ya construidos hasta el levantamiento de elementos arquitectónicos y/o espacios de nueva planta. Su formación como tracista y carpintero le llevo a dirigir numerosas obras de este campo en pequeñas iglesias como las de Grazalema, Villaluenga, Benaocaz y Setenil en 1614.

Se sabe que Pedro Díaz fue un hombre muy polifacético que, además de arquitecto y tracista de retablos, trabajó como ingeniero de algunas obras en el puerto de Málaga . También mantuvo relación artística con Alonso de Vandelvira, hijo del gran arquitecto Andrés, a quien en 1605 el maestro Díaz de Palacios le encarga construir la capilla Mayor del convento de San Francisco en el Puerto de Santa María.

El tercero en discordia, es un Pedro Díaz de Palacios que desarrolla su carrera en tierras castellanas (Peñafiel, Aranda de Duero, Sepúlveda,…) y parece ser hijo del que trabajó en Málaga.

Es bastante probable que el maestro mayor de las obras de la diócesis malagueña sea hijo del que trabajó en Sevilla, y es el que intervendrá en la iglesia setenileña. Seguramente la intervención real de Pedro Díaz en Setenil se circunscribió a reparar las cubiertas de madera del tramo de nave de obra mudéjar, los artesonados de las sacristías y a dar las trazas de los retablos que adornaban el crucero.

Junto a él trabajaron tres tallistas y carpinteros que fueron Bartolomé AlcántaraDiego Jiménez Sarriá y Diego Jiménez Castro (posiblemente hijo del anterior, quienes ejecutaron las obras en madera de las parroquias antes mencionadas, incluida la de Setenil de las Bodegas, en 1614. Con seguridad, esta tríada de artistas fueron los tallistas y artífices de algunos de los espléndidos artesonados de estos edificios y de los retablos que los adornan. El maestro Pedro Díaz será quien dé los diseños,  las trazas, y estos tres artistas serán los responsables de ejecutarlas conforme al programa iconográfico que se haya determinado.

De todos es sabido que los retablos que en esta época se realizaron para adornar las Iglesia Mayor han desaparecido, lo que nos impide poder comentarlos como es debido. Solo tenemos alguna referencia fotográfica de comienzos del siglo 20. Gracias a un documento gráfico sabemos que el testero central del altar mayor estaba cubierto por un hermoso retablo de tres cuerpos y tres calles que albergaba tanto esculturas como pinturas y un Cristo crucificado en la espina central del retablo. En el testero sur, junto al muro de la sacristía se levantaba otro pequeño retablo, de ornato y estética muy similar al enmarcamiento en madera que tiene el altar de Ntra. Sra. del Carmen en su ermita. Las huellas de estos elementos muebles podemos encontrarlas, hoy día, en los muros de Iglesia.

Este templo tiene todavía muchas cosas que contarnos y seguramente se vayan sucediendo nuevos estudios e investigaciones que nos permitan conocer mejor nuestra historia. Yo sólo he pretendido aportar un pequeño grano de arena en el vasto arenal del estudio de la historia, que es -y deseo que sea- discutible y rebatible con nuevas pruebas y evidencias científicas.

Hermandad de la Vera+Cruz de Setenil: una historia que se remonta a 1551

Al finalizar la Edad Media, el culto y la devoción a la Santa Vera+Cruz fue  introducida por los frailes franciscanos, desembocando en la aparición de las primeras cofradías penitenciales en España. Las hermandades de la Vera+Cruz surgen en España ya a finales del siglo XV, especialmente en las ciudades del norte español, libres ya desde hacía tiempo de la ocupación musulmana. Poco a poco, la devoción a la Cruz y la Sangre  de Cristo, provoca la rápida expansión de estas asociaciones piadosas por toda la geografía peninsular.

Por todos es conocido que la devoción a la verdadera Cruz de Nuestro Señor es el origen de las Hermandades de la Vera+Cruz, siendo una de las primeras Hermandades de la Vera+Cruz en constituirse como tal, la de Sevilla, cuya fundación se remonta a 1448, estableciéndose en el convento de San Francisco, no teniendo carácter penitencial hasta 1538.

En la provincia de Cádiz, la primera hermandad de la Vera+Cruz de la que se tienen noticias es la de El Puerto de Santa María, con datos que la situarían en 1505 y en el convento de la Victoria; En cualquier caso estaríamos ante la cofradía penitencial más antigua de la provincia de Cádiz.  

El origen de la Semana Santa de Setenil está ligado por tanto al nacimiento en 1551 de la Hermandad de la Santa Vera+Cruz, mediante petición formulada por el Obispo de Málaga, Fray Bernardo Manrique de Lara, y otorgada mediante bula en 1590 por el Papa Sixto V. Una segunda bula le sería concedida por el Papa Clemente XIII el 13 de Abril de 1763, datos que figuran en el acta del cabildo que la hermandad celebra en el año 1866. La Hermandad de la Santa Vera+Cruz de Setenil es una de las más antiguas de la provincia de Cádiz.

Según estudio historíco realizado por D. Francisco Espinosa de los Monteros Sánchez, en el año  1551 se encuentran los  primeros datos de la corporación crucera de Setenil, la cual al parecer se fundó dicho año en la  iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Encarnación.  Setenil pertenecía en aquella época al obispado de Málaga. En dicho estudio y como nota anecdótica se recoge que el vecino de Setenil y hermano de esta Hermandad, Juan Guerrero Toledo, dejó escrito en su testamento de fecha  12 de julio de 1566: “que mi cuerpo sea aconpañado con la cera e la  luz de la vera cruz… mando se pague lo que la regla mande”.

La Vera+Cruz de Setenil mantuvo contacto con las denominadas Escuelas de Cristo, organización que buscaba además de la ayuda espiritual, la material de sus integrantes.

Nuestra hermandad es abierta, o sea  que elige cargos asambleáriamente. Cuentan con libros durante prácticamente toda su existencia, que se extiende desde el año 1551 en que tiene lugar su fundación hasta nuestros días, conservándose algunos de ellos y estando ilocalizados algunos libros de actas y de inventario.

Resulta complicado poder resumir en un breve texto la historia de una Hermandad que cuenta con más de 460 años de historia. Hermandad por la que han pasado tantas y tantas generaciones, gracias a las cuales en la actualidad podemos disfrutar de este gran patrimonio religioso, arraigado de forma importante en nuestras tradiciones y costumbres, que nos hacen ser testigos y portadores de nuestro fervor  y de nuestra historia.

En cuanto a la indumentaria, está compuesta por túnica y capa de color blanco. El antifaz, el cordón (o fajín) con que atan la túnica y los botones de esta son de color verde. Incorpora el color amarillo en una borla en la que acaba la parte posterior del antifaz. Por último el escudo de la hermandad estará situado a la izquierda de la capa.

Las salidas procesionales; Miércoles Santo (Traslado del Cristo hasta la ermita de San Sebastián) Jueves Santo (Procesión del Señor Amarrado a la Columna y Ntra. Señora de los Dolores) Madrugada del Jueves Santo (Procesión del Silencio), Viernes Santo (Procesión del Santo Entierro y Ntra. Señora de los Dolores  y Domingo de Resurrección (Procesión del Señor Resucitado y Ntra. Señora del Rosario).

El documento histórico definitivo de la adquisición de Nuestra Señora de los Dolores

JOSÉ ANTONIO GARCÍA GARCÍA

En el siguiente documento de fecha de 1986 el secretario de la época de nuestra Hermandad, D. Francisco Jiménez Marín, redacta con expresa pulcritud los pormenores de la adquisición de la obra de arte de Nuestrar Señora la Virgen de los Dolores. 

En el documento se detalla con máxima rigurosidad los detalles de cómo se gestó el encargo, a través de quién, el autor de máxima profesionalidad y popularidad al que se le encargó la obra, las personas de la hermandad que estuvieron involucradas, el precio de adquisición, y otras anécdotas de mucho valor, por lo singular de la talla de que se trata.

En definitiva, el documento que no te puedes perder, si eres amante de la historia, Blanco de corazón, y enamorado del arte en su máxima expresión.